Cargando la pagina... por favor espere!



No puedes ver la pagina? Click aqui
 
Foros de discusión El Malvinense
Bienvenidos al foro del diario digital "El Malvinense", para expresar sus ideas sin censura. Activo desde mayo 2008
 
InicioInicio  FAQFAQ   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   Entrá para ver sus mensajes privadosEntrá para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

Se encontraron 124 coincidencias
Foros de discusión
Autor Mensaje
  Tema: Argentina - Chile
Cyclon_B

Respuestas: 43
Lecturas: 116155

MensajeForo: Política   Publicado: Dom Dic 07, 2008 11:56 pm   Asunto: Argentina - Chile
Buenos Aires, 27 de Septiembre de 1873.

Señor don Plácido S. de Bustamante.

Mi estimado amigo:

Cuando Ud. reciba esta carta, ya sabrá oficialmente cuál ha sido el asunto que ha motivado las sesiones secretas de la Cámara de Diputados; por consiguiente no falto a mi deber hablándole de este negocio. Cuarenta y ocho votos contra 18 han decidido anoche la adhesión de la República Argentina al Tratado secreto de alianza defensiva celebrado por los Gobiernos del Perú y Bolivia. Por las explicaciones que Ud. oirá del señor Ministro, verá que los motivos que aconsejan esta adhesión proceden principalmente de la actitud agresiva de Chile para con nosotros, y que es Chile en realidad el objeto de la alianza, y que una guerra con Chile será su consecuencia.


No necesito decirle que yo me he opuesto con todas mis fuerzas a la sanción de anoche, y que, en medio del insomnio penoso que aquella decisión me ha causado, sólo me consuela la esperanza de que el Senado pueda salvarnos de lo que yo estimo una desgracia para nuestra patria, y no contribuye poco a fortalecer mis esperanzas, el conocimiento que tengo de la prudencia, del claro juicio y del patriotismo de Ud. Mi opinión es que por el Tratado abandonamos la sana política tradicional de la República Argentina, que consiste en respetar todas las nacionalidades y en abstenernos de toda intervención o ingerencia en sus negocios propios. Las alianzas políticas, condenadas desde tiempo de Washington, para la América, sólo son aceptables en los casos de guerra actual, cuando intereses comunes a dos o más naciones las llevan fatalmente a asociarse en un pacto de guerra y para el solo objeto de la guerra; y aún en esos casos, la experiencia ha mostrado, como con Chile y el Perú aliados contra España, y como con el Brasil y nosotros aliados contra el Paraguay, que después de la guerra quedan pendientes entre los aliados cuestiones de tanta gravedad que pueden llegar a comprometer seriamente la paz entre los amigos de la víspera.

Pero la cuestión presente ni siquiera es ésa. Chile se muestra agresivo con Bolivia, y con la República Argentina en cuanto a sus límites territoriales. Mas el Perú, que no tiene ni puede llegar a tener cuestiones de ese linaje con Chile, inicia la negociación del Tratado de alianza, sólo por un espíritu de rivalidad y por razones de prepotencia marítima en el Pacífico.

El Perú busca aliados para mantener en jaque a su rival y para humillarlo en caso de que estalle la guerra. Bolivia, por instinto de propia conservación y por esa deferencia tradicional de su política a la influencia peruana, entra sin vacilar en la liga, porque, no teniendo más salida para su comercio que su triste posesión en el Pacífico, necesita un poder marítimo que la defienda y la asegure en caso probable de guerra por la cuestión territorial.

En estas circunstancias, aquellas dos naciones se acuerdan de que nosotros mantenemos también discusiones con Chile sobre límites, y se apresuran a brindarnos su alianza, invitándonos a participar de su destino en el camino de aventuras en que se lanzan; y nosotros, en fin, aceptamos sin condiciones el pacto formado por la inspiración de intereses que no son los nuestros, y conspiramos tenebrosamente en el sigilo contra la república más adelantada de Sud América, nuestra vecina, nuestra hermana en la lucha de la Independencia, nuestra amiga de hoy, puesto que mantenemos cordiales relaciones políticas con ella y muy estrechas relaciones comerciales.

Hemos soportado por más de cincuenta años la usurpación del déspota paraguayo sobre nuestro territorio deslindado, hasta por límites naturales, y sólo por la brutal agresión de aquél entramos en una guerra cuyos dolores estamos sufriendo todavía.

Hemos tolerado y seguimos tolerando, desde 1826, la usurpación de Bolivia, no sólo en la parte discutida del Chaco, sino, lo que es mil veces más odioso, la usurpación de una provincia entera, poblada y culta; y sin embargo, no hemos hecho la guerra a Bolivia, y lejos de eso, estamos negociando con ella una alianza defensiva, cuyo principal designio se refiere a cuestiones de usurpación territorial. Entretanto, Chile, por injusto que sea en sus pretensiones, que ha fecundado para el comercio del mundo el desierto y agreste estrecho de Magallanes, que ha consagrado a ese fin sus capitales y sus esfuerzos desde 1839, Chile, que pretende, según dicen, tomar posesión de las bocas orientales del estrecho que nos pertenecen según nuestros títulos alegados, Chile será castigado con una guerra desoladora si llegase a cometer esa injusticia, y para eso preparamos esta alianza.

¿En qué consiste esa diferencia? ¿Es más precioso territorio el de Magallanes, desierto nunca ocupado por la República Argentina, y apenas conocido por ella que el rico territorio de Misiones, sobre la margen izquierda del Paraná y en inmediata contigüidad con la importante provincia de Corrientes, o vale más ante nuestras susceptibilidades nacionales que la populosa provincia de Tarija, sustraída alevosamente de nuestra jurisdicción y de nuestro dominio, por nuestra actual aliada?

Comparaciones como ésta no pueden sostenerse ante la sana razón. Porque Chile se enriquece, se civiliza, se hace cada día más industrioso y se presenta como un modelo americano de orden administrativo y de paz sólida; porque Chile ha sido más de veinte años el asilo de los proscritos de la tiranía argentina, y porque esos proscritos han merecido y recibido allí tan distinguidas consideraciones; no, no puede ser por eso que nuestro Gobierno, aún pendientes y prosiguiéndose las amigables discusiones de derecho que sostenemos, levanta la mano y la descarga sobre el rostro de esa nación amiga y hermana, uniéndose en pacto secreto y hostil con los antiguos enemigos de aquélla. En mi concepto, el resultado práctico de la alianza será desde luego despertar el encono de Chile contra nosotros, que tan gratuitamente y contradiciendo nuestros principios, proclamados y defendidos en discusiones con aquel mismo Gobierno en otras oportunidades, nos colocamos en actitud hostil, buscando inteligencias en remotas regiones.

Si Chile se inclina a la guerra, nuestra actitud va a provocar una manifestación en ese sentido, en vez de refrenar sus pretensiones por la perspectiva de una coalición. Sus actos de hostilidad no pueden ser repelidos eficazmente, y tendremos que aguardar la evolución lenta y el resultado precario de los procedimientos establecidos en el Tratado, para que nuestros -340- aliados aprecien y declaren el casus foederis y pongan a nuestra disposición los elementos bélicos necesarios.

En este intervalo, los actos de guerra iniciados, principalmente si se considera la superioridad marítima de Chile, postrarán súbitamente y hasta lo más profundo nuestro comercio, que es nuestra vida, extinguirán así nuestro crédito exterior, aniquilarán nuestra industria, perturbarán la paz interna con el levantamiento de todos los elementos de anarquía que aquí pululan y que sólo esperan la ocasión para lanzarse; y en presencia de este cuadro, que nada tiene de exagerado, ¿vendrán nuestros aliados con sus auxilios tardíos, si es que el egoísmo u otras influencias no los inducen a eludir el cumplimiento de sus compromisos?

Pero supongamos que no somos nosotros sino Bolivia la agredida por Chile, siempre en razón de sus cuestiones de límites. Apreciaríamos como aliados el caso, y si lo encontrábamos dentro de nuestros compromisos, concurriríamos con nuestras armas al auxilio de Bolivia; haríamos la guerra a Chile a sangre fría, sin el entusiasmo del patriotismo ni del honor nacional herido, pues en esa probabilísima hipótesis se trataría de intereses ajenos; iríamos con nuestras bayonetas a herir por la espalda, tal vez, en los campos de Chacabuco, a los que ayer mezclaron con la nuestra su sangre en defensa de nuestra independencia americana.

Puede imaginarse, mi querido amigo, cuál sería la popularidad de una guerra determinada por causas ajenas, o por un principio teórico de equilibrio americano, que antes de ahora sólo fue concebido por Solano López y por los Gobiernos corrompidos del Perú, y que hoy se abre camino en los consejos de nuestros hombres de Estado, reaccionando tristemente contra los progresos modernos del derecho internacional; renegando de las lecciones recientes y de los principios que la América ha conquistado para el mundo, es decir, la no intervención, las leyes de neutralidad, el arbitraje substituido a la guerra y la libre concurrencia de todas las naciones del globo a este certamen de libertad, de industria y de comercio, que son las fuertes columnas en que descansa la paz y la verdadera independencia de los pueblos modernos.

La misión de la América es la irradiación del ejemplo. El principio republicano está confiado a nuestras manos y no debemos permitir que sea comprometido en aventuras de guerra, que traen la prepotencia del sable, el régimen del estado de sitio y la ley, marcial, que hace retroceder hasta la barbarie aun a pueblos más sólidos que el nuestro. La paz, ¡por Dios! ¡La paz a todo trance, mientras que sea compatible con nuestra independencia! Imitemos a Inglaterra: su política ha sido acusada -341- en más de una ocasión de ser tímida mientras que sólo era prudente. Nación fuerte y rica, era ante todo nación libre y ha preferido continuar desempeñando en el mundo civilizado su misión de ejemplo y de modelo, a las glorias fugaces y precarias de la guerra.

Nosotros también tenemos una misión. Nuestras instituciones, la naturaleza y las proporciones de nuestros progresos están diciéndonos cuál es esa misión; llenémosla con la paz y discutamos veinte años antes de sacar la espada para dirimir nuestras querellas, seguros de que al fin de los veinte años seremos tan fuertes y gloriosos que tendremos por aliados naturales a todas las naciones libres de la tierra, y que Chile será el primero y más eficaz de los aliados en la ruda lucha contra la despoblación y la ignorancia.

Siento mucho no poderme extender por falta de tiempo. Va a ser la una y desearía poner en sus manos estos mal trazados renglones antes de la hora de sesión.

Resumiendo mis objeciones a la alianza, diré: Primero, que es impolítica e imprevisora porque significa una provocación, que a la vez que estimula las agresiones, nos quita la fuerza moral que nos da la justicia en el derecho, y la lealtad y circunspección en el debate. Segundo, que es ineficaz para el caso de un conflicto por la lentitud y lo precario de los auxilios estipulados. Tercero, que es antiargentina porque limita nuestra soberanía en más de un punto, y sobre todo en el más importante atributo de ella, desde que no dependería de nosotros hacer o no hacer una guerra si ésta cae dentro de las estipulaciones, cuando se trata de agresiones a alguno de nuestros aliados. Cuarto, que es una política cobarde, porque muestra a la República incapaz del aliento viril que fue su gloria, para realizar por sí misma grandes hechos, y sobre todo para defender su territorio y su independencia.

Dispénseme, mi amigo, que me tome la confianza de hablarle sobre negocio tan serio sin conocer sus opiniones y aun corriendo el riesgo de que ellas no coincidan con las mías; pero no puedo dejar de llamar la atención de Ud. a una materia a la cual veo ligados el honor, los intereses y tal vez el porvenir de nuestro país.

Cuento con su paciencia y me despido, su affmo. amigo.

G. Rawson.



Carta realizada por el Dr. Guillermo Rawson, ministro argentino
  Tema: ¿Quien fue el che?
Cyclon_B

Respuestas: 0
Lecturas: 10258

MensajeForo: Actualidad -OFF TOPIC-   Publicado: Jue Dic 04, 2008 2:57 pm   Asunto: ¿Quien fue el che?
[youtube]http://es.youtube.com/watch?v=mSpMw6X8jUE&feature=related[/youtube]

[youtube]http://es.youtube.com/watch?v=5fwVJXMrfMQ&feature=related[/youtube]
  Tema: Argentina - Chile
Cyclon_B

Respuestas: 43
Lecturas: 116155

MensajeForo: Política   Publicado: Dom Nov 23, 2008 5:14 pm   Asunto: Argentina - Chile
LA BOMBA ATÓMICA ARGENTINA
En 1949,un señor llamado Ronald Ritcher, extravagante personaje importado de Alemania con un dudoso título de físico nuclear, convenció al Presidente Juan Domingo Perón de que podía fabricar la bomba atómica, y le hizo montar una enorme planta de agua pesada en la isla Huemul, en el sur argentino.

Sin consultar a expertos (en el tema) de su propio país, Perón le dio carta blanca a un hombre que evidentemente estaba tan infatuado como si hubiera nacido en Argentina. Como la noticia de la presunta fabricación de la bomba atómica pronto recorrió el mundo, preocupando a rusos y a yanquis, pronto el país se pobló secretamente con una pléyade de espías, que comprobaron que todo no era más que otro caso de... inflación nacional. La planta terminó clausurándose, después de meses y meses de inversiones inútiles.

Después del ridículo episodio, llegó desde Uruguay un volante colmado de injurias, que los opositores refugiados en Montevideo lanzaron contra Perón en esos días, y que se titulaba El payaso atómico.

Los siguientes son fragmentos de 'HISTORIA DEL PERONISMO', 'LAS MEMORIAS DEL GENERAL' y 'AYER FUE SAN PERÓN':


'YO SÉ LO QUE DIGO'
Fue imposible convencerlo de que se trataba de un secreto de Estado, y que no debía ser revelado. Eufórico por los resultados, Perón quiso reservarse el derecho a hacerlo público en la primera ocasión en que fuera necesario. 'Decía cualquier cosa en su entusiasmo delirante -recordaría Richter- y se aventuraba a pronosticar que yo le iba a conseguir energía eléctrica embotellada.
Laughing

Aquel 24 de marzo de 1950, a las diez de la mañana, Perón recibió a los periodistas en su despacho. Y dijo: 'Yo deseaba dar esta noticia precisamente hoy, porque quiero que el país se entere de los trabajos que estamos realizando en este orden de estudios y experiencias. En primer lugar, esta clase de estudios se están desarrollando en este momento en muchas partes del mundo, con la fe de algunos y la incredulidad de otros, como ocurre con todas las cosas nuevas. Es indudable que, en este sentido, nosotros no hemos podido escapar a lo que nadie escapa en esta clase de lucubraciones científicas; pero lo que es importante es que cuando yo digo una cosa, sé lo que digo. Lo digo con seriedad y previamente me aseguro de la información que doy. Por lo menos hasta ahora, siempre he tratado de no decir la primera mentira, que creo no la he dicho todavía y en esto tampoco querría decirla. De manera que lo que yo digo es absolutamente fehaciente y real'. Enseguida Perón abundó en elogios sobre la persona de Richter, reseñó las 'características revolucionarias del proyecto' y fue más allá: 'En lugar de fusión, se ha trabajado sobre la base de reacciones termonucleares, que son idénticas y por medio de las cuales se libera energía atómica en el sol. El problema radicaba en conseguir altas temperaturas y controlar las reacciones termonucleares; pero todo se consiguió el 16 de febrero último, y es bueno que los técnicos extranjeros sepan que, en el transcurso de nuestros experimentos, se han podido estudiar intensamente los problemas de la bomba de hidrógeno'. Antes de concluir se jactó de 'la originalidad del experimento', al que definió con esta frase: 'Se trata de encender soles artificiales en la Tierra'. Perón también quiso tranquilizar a los otros países, y en tono paternalista anunció que 'la Argentina necesita energía atómica, aunque sólo la usará con fines pacíficos'.

Los diarios lanzaron ediciones extraordinarias, y los servicios de clave de todas las embajadas estuvieron trabajando hasta la madrugada siguiente para transmitir a sus gobiernos ‘la noticia más sensacional de todos los tiempos’.

En el discurso de Richter se escuchó lo siguiente:

‘Con este proyecto, la Argentina ha atacado en sus bases a los proyectos que sobre terreno similares se desarrollan en el exterior. Va a ser un placer comunicarles mañana que lo que los norteamericanos consiguen en el momento de la explosión con su bomba de hidrógeno, en la Argentina ha sido efectuado ya en los laboratorios y bajo control. A partir de hoy, se está en conocimiento y en poder de un camino completamente nuevo, que permite la obtención de la energía atómica prescindiendo de los materiales que hasta ahora se habían considerado imprescindible para lograrla, lo que significa que el exterior debería girar hacia nuestro procedimiento’.

De esta manera, y sin ningún circunloquio, Perón y su ‘sabio’ Richter habían anunciado al mundo que la Argentina poseía la bomba atómica, y eventualmente, la de hidrógeno. Y como para que no quedaran dudas científicas sobre la ‘revelación más sensacional de todos los tiempos’, el profesor Richter agregó:

‘Tengo interés en afirmar que esto no es una copia del extranjero. Es un proyecto completamente argentino. Para los extranjeros va a ser tan sorprendente como para nosotros’.

Días más tarde, Perón condecoró a Ritcher en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno, con la Medalla de Oro peronista ‘A LA LEALTAD’, entregándosele, en la misma ceremonia, el título de ‘doctor honoris causa’ de la Universidad.


Un mes después Perón anunció en el Congreso argentino:

‘Si los planes experimentales continúan realizándose con el ritmo actual, la República Argentina podrá poseer antes de dos años las grandes usinas atómicas capaces de abastecer a toda la red de energía eléctrica. ¡Sólo entonces el mundo sabrá, con absoluta certeza, cuánto dinero y cuánto tiempo perdió trabajando para la guerra! ¡Y la Nación Argentina tendrá definitivamente el instrumento de una riqueza extraordinaria con la cual Dios quiso premiarle pensando que en ninguna otra mano podrá estar mejor que en la de nuestro pueblo!’

Los legisladores peronistas, al oír el discurso, se arrancaron la ropa para quedar en camisa, y presos de un histerismo colectivo, lloraron, gritaron, se removieron, mesaron sus cabellos y se pusieron de pie, durante la duración del mensaje, doscientas catorce veces, contadas por los periodistas extranjeros asistentes al extraño aquelarre.

Tomás Eloy Martínez escribió: ‘...Aunque se sabe ahora que el punto de partida teórico de Richter era correcto, el rumbo de sus investigaciones estaba equivocado y nunca consiguió resultado alguno. Perón cometió la torpeza de anunciar el falso hallazgo de manera estrepitosa, asegurando que desde aquel momento la Argentina vendería energía nuclear para uso doméstico en botellas de un litro y de medio litro. Por supuesto, hizo lo que en la Argentina se llamó un papelón histórico’.

...DE UN SITIO ARGENTINO.
  Tema: Las "otras" fuerzas armadas
Cyclon_B

Respuestas: 5
Lecturas: 23526

MensajeForo: Fuerzas Armadas argentinas y mundiales   Publicado: Dom Nov 23, 2008 5:05 pm   Asunto: Las "otras" fuerzas armadas
Chile ya cuenta con 5 blindados antiaéreos


Son alemanes Gepard 1 y los trasladará hasta la frontera con Perú y Bolivia
Carlos Linares Huaringa
Los primeros cinco blindados de defensa antiaérea Gepard 1, llegaron a Chile, informó el portal Enfoque Estratégico. En total, el Ejército de Chile adquirió 30 unidades de dichos blindados.

La operación encuentra a Chile con reservas por unos 3.000 millones de dólares para la compra de armas, pese a que en los últimos años invirtió en aviones F-16, submarinos Scorpene y tanques antinucleares Leopard.
Los recién adquiridos Gepard 1A constan de una torreta con un montaje doble de cañones Oerlikon-Bührle KDA de 35 mm, montada sobre un chasis de Leopard 1.

Además, los cañones proveen una cadencia de tiro máxima combinada de 1.000 tiros por minuto y un alcance máximo de 5.000 metros.

Los blindados alemanes serán trasladados hasta la Primera Brigada Acorazada “Coraceros” y la Segunda Brigada Acorazada “Cazadores” ubicada en Arica e Iquique, respectivamente en el extremo norte de Chile.

También podrán contar con este material la Tercera Brigada Acorazada, que se está organizando y construyendo en Antofagasta, a 1.200 kilómetros al norte de Santiago de Chile.

En dicha zona, limítrofe con Perú y Bolivia, están emplazados también los 28 F-16 con que cuenta el país, que planea otras 16 de estas unidades para ubicarlas, eventualmente, en la zona sur, cerca de Argentina.

El ejército considera someter a los Gepard a un programa de modernización en el corto plazo, el que incluiría mejoras en el sistema de control de fuego.

De otro lado, hace algunas semanas el Departamento de Defensa de Estados Unidos aprobó vender a Chile 20 poderosos misiles “Harpoon” del fabricante Boeing, material bélico que será instalado en las fragatas holandesas que adquirió ese país recientemente.

Con la compra, el vecino país se consolidará como la primera fuerza naval de superficie y submarina del Pacífico sur. El anuncio formal fue hecho ayer por la Agencia de Seguridad para la cooperación en Defensa de Estados Unidos.

La operación, que involucra la venta de 20 misiles RGM-84L Harpoon Block II, también incluye artefactos de entrenamiento, partes de repuestos y equipo de apoyo, está valorizada en 50 millones de dólares.
  Tema: Argentina - Chile
Cyclon_B

Respuestas: 43
Lecturas: 116155

MensajeForo: Política   Publicado: Lun Nov 17, 2008 10:49 pm   Asunto: Argentina - Chile
ESA POBRE GENTE, LOS NAZIS
“Entre 1945 y 1949”, me dijo Perón, “les abrí los brazos a muchos de los pobres muchachos que escapaban de un país humillado y derrotado como era la Alemania de aquellos años. Los recibí por un sentido de humanidad y porque varios de ellos eran técnicos y científicos de primera, que nos hacían falta para fortalecer nuestras industrias. Alemania había invertido millones de marcos en capacitarlos. A nosotros sólo nos costaban un pasaje de avión y el pasaporte que les daban nuestros cónsules”.

Recuerdo que el mediodía era helado y transparente, como de vidrio. Recuerdo el vuelo de los pájaros entre los fresnos y los rosales de la quinta. En la cinta achacosa, vuelvo a oír la temblorosa danza de las cucharitas en las tazas de café.

“Esa pobre gente se había quedado sin patria”, siguió Perón. “En Nüremberg se estaba consumando entonces una infamia sin nombre que todavía sigue pesando sobre la conciencia de la humanidad. Se estaba celebrando un juicio indigno, donde los vencedores se comportaban como si no lo fueran. Ahora nos damos cuenta de que esa gente merecía haber perdido la guerra. Muchas veces, durante mi gobierno, me ocupé de condenar lo que pasó en Nüremberg, porque ese juicio me ha parecido siempre una barbaridad sin perdón.”

“Goering”, me oigo decir entonces en la cinta, con una voz que trataba de ser desafiante. “Kaltenbrunner”, le dije.

“¿Se acuerda de Kaltenbrunner? Fue el que organizó la Gestapo y los campos de la muerte. Hans Frank”, le dije. “Frank, al que llamaban ‘el carnicero de los judíos de Cracovia’. Alfred Rosenberg, Wilhelm Frick. Esos dos escribieron las leyes que ordenaban el exterminio de los judíos. ¿Qué hubiera hecho con ellos, General? Si usted hubiera estado en Nüremberg, ¿qué hubiera hecho?”

“Yo”, contestó, “pude haber llenado de sangre a la Argentina. Pude haber dejado el tendal de muertos y no lo hice. Si en 1955 yo le ordenaba a la CGT que se movilizara, habríamos tenido una matanza. No lo hice. Nunca he tomado medidas contra nadie. ¿Sabe por qué? Porque no son necesarias. Los hombres se castigan solos”.

El General solía tener ráfagas de sentimientos contradictorios cada vez que hablábamos de los hombres fuertes. Pero esa mañana de 1970, sin López Rega ni Isabel rondando por la cocina, bajó la guardia y elogió a todos: a Napoleón, a Bismarck, a Hindenburg, a Mussolini.

Había llenado la Argentina de nazis y no se avergonzaba de su hazaña. Exhibía, orgulloso, una panoplia de amistades a las que llamaba “heroicas”: Skorzeny (el aviador que había liberado a Mussolini de su prisión en el Monte Sasso), Kurt Tank, Eichmann, Edward Roschman (conocido como “el verdugo de Riga”) y un extraño veterinario al que el General identificaba como Helmut Gregor y que, según supe luego, era Josef Mengele, el siniestro médico del campo de Auschwitz.

(Fragmento de 'LAS MEMORIAS DEL GENERAL', de Tomás Eloy Martínez)
  Tema: Argentina - Chile
Cyclon_B

Respuestas: 43
Lecturas: 116155

MensajeForo: Política   Publicado: Lun Nov 17, 2008 10:38 pm   Asunto: Argentina - Chile
DALES TIEMPO, CANTINFLAS...

El cómico mexicano Cantinflas (Mario Moreno) al visitar la Argentina, y luego de permanecer en ella un tiempo, se fue afirmando:

‘La Argentina está compuesta por millones de habitantes que quieren hundirla, pero no lo logran”. Laughing

Años después, el actor cómico Enrique Pinti, en su espectáculo 'SALSA CRIOLLA', y con datos irrefutables en apoyo de su visión, declaró: 'Fue necesario verdadero talento y perseverancia de un pueblo para destruir un país tan rico’.
  Tema: Argentina - Chile
Cyclon_B

Respuestas: 43
Lecturas: 116155

MensajeForo: Política   Publicado: Sab Nov 15, 2008 1:38 pm   Asunto: Argentina - Chile
JPL escribió:
Cyclon_B escribió:
Por favor no vengas tu ni tus pseudo intelectuales colegas a aportillar este topic con sandeces, si quieren hablen algo con asidero historico, no opiniones interesadas y soberbias...


¿ Vós sos intelectual ?

Generalmente los intelectuales son humildes, y no necesitan andar comparándose con los demás, tiene un ego sano...

Ellos "saben lo que saben" y necesitan saber más, comparten sus conocimientos, pero no necesitan andar demostrándolos a todo el mundo...

Los verdaderos intelectuales, dejan las comparaciones y necesidades de demostrar algo, para los que "creen ser intelectuales"...y en realidad son unos "ignorantes leídos"

Wink

Saludos, JPL.


Viste? humildad... sensatez...

resentiemiento, sed de venganza... odio parido,

las primeras faltan en demacia y las ultimas se tapan hipocritamente...
  Tema: Argentina - Chile
Cyclon_B

Respuestas: 43
Lecturas: 116155

MensajeForo: Política   Publicado: Sab Nov 15, 2008 12:51 am   Asunto: Argentina - Chile
¿¿"Respetar" significa acaso "Tapar u omitir la verdad"??

¿¿"Respetar" significa dejar tu denosten a sus anchas y darles la razon guardando silencio??


¿¿vas a venir acaso a buscar pleito en vez de demostrar lo contrario??

Mira, esta muy claro que podran haber miles de maneras de demostrar que ese cuentito de la traicion es uno mas de muuuuchos otros FRAUDES... pero cuando el intelecto no te deja pensar en otra cosa que no sea la que te reconforte, la que te excuse, o te convenga no se puede hacer mas nada.

Sobre su "liberacion"... fue un buen negocio para Sn Martin... no lo dudes ni por un momento, y sobre los honores que se le dieron... se los debe la mitad por lo menos a Chile, sin Chile nada hubiese hecho... Los argentinos "ayudaron" a Chile, no los "libertaron"... fue un interes reciproco, que Chile saldo muy bien al llevarse Sn Martin los honores de libertador del Peru... aunque todos saben que Chile hizo todo segun dijo un argentino por ahi... arriba mencionado como traidor a Chile...

Por favor no vengas tu ni tus pseudo intelectuales colegas a aportillar este topic con sandeces, si quieren hablen algo con asidero historico, no opiniones interesadas y soberbias...
  Tema: Argentina - Chile
Cyclon_B

Respuestas: 43
Lecturas: 116155

MensajeForo: Política   Publicado: Vie Nov 14, 2008 11:38 pm   Asunto: Argentina - Chile
siguiendo con las traiciones este es otro ejemplo que demuestra que la traicion es una enfermedad mas grave que lo que algunos creen... o no quieren creer:


Cita:
Sarmiento, un traidor
Publicado el Jueves, 1 Mayo, 2008 por DCHpress

Por Raúl Hermosilla Hanne
1 de mayo de 2008

Quiero comenzar aclarando que no me guía en este artículo ningún ánimo contrario a la buena vecindad, colaboración e incluso una posible mayor integración económica con nuestros vecinos argentinos, muy por el contrario, soy un convencido del recíproco beneficio que podremos encontrar en esa buena vecindad y cooperación.

Pero soy también un convencido de la imprescindible necesidad de cuidarnos mucho en los acuerdos que alcancemos, y jamás quedar en situación de dependencia significativa de ellos en ninguna forma. Los argentinos en general y sin perjuicio de las muchas cualidades que poseen, y de contadas y valiosas excepciones, sólo honran sus compromisos cuando les conviene, por lo que una relación fructífera con ellos sólo será posible en la medida que no se les deje oportunidad de desconocer sus acuerdos, y que ellos así lo tengan claro.

Me parece que los lectores tienen presente los últimos y más graves incumplimientos de sus contratos y tratados internacionales, como el desconocimiento del laudo arbitral de la Corte Internacional de La Haya sobre la cuestión limítrofe austral, durante el gobierno militar y que sólo la capacidad y prudencia de este último logró solucionar con la mediación papal; y el flagrante incumplimiento de sus obligaciones de suministro de gas, negociado por los actuales gobiernos chilenos, que nos tiene sumidos en una crisis energética que se agrava cada día más, por el tiempo perdido en desarrollar nuestros propios recursos, confiando incluso nuestra seguridad a ellos.

De modo que como historiador, me referiré a un hecho muy poco conocido por la opinión pública en general, respecto de la forma de ser y actuar, lamentablemente tan común, de nuestros vecinos. Estoy hablando de quien fuera Presidente de la República Argentina, Domingo Faustino Sarmiento, cuyo historial de vida resumió tan acertada y elocuentemente Jorge Inostroza, y que en mi parecer resulta como emblemático de la personalidad diríase nacional argentina, con las honrosas excepciones antes referidas.

Sarmiento nació en San Juan, en 1811, y la pobreza de su familia le impidió proseguir sus estudios más allá del nivel elemental, pasando a servir como monaguillo a un presbítero, primo de su madre, a cambio de casa, comida, y cierta educación. Al cabo de algún tiempo abandonó a su protector y se empleó en un almacén, pero no duró mucho allí, en razón de su carácter agresivo. Luego ingresó al Ejército y abrazó la causa unitaria. A los 20 años de edad, y en mérito de su intuitiva inteligencia, alcanzó el grado de sargento mayor, pero la derrota de los unitarios por los federalistas en 1831, lo obligó a huir a la cordillera con algunos soldados, que lo fueron abandonando por el camino, y finalmente, luego de muchas penurias, llegó con 4 hombres a Putaendo, donde el gobernador Domingo Sarmiento, lejano pariente suyo, lo acogió. Temperamentos similares en violencia no pudieron permanecer juntos por largo tiempo -escribe Jorge Inostroza- por lo que el emigrado se trasladó a Los Andes, donde vivió auxiliado por algunas respetables familias. Los vecinos, para costear su mantención, le encomendaron la Escuela Municipal, y allí adquirió cierta práctica para enseñar las primeras letras, y descubrió que un método silábico discurrido por él era más práctico que las cartillas en uso y el deletreo memorizado. Su innovación sin consulta previa provocó las iras del gobernador de Los Andes, y como Sarmiento no cediera un ápice en sus ideas, fue destituido de la escuela.

Lleno de rencor -pasión que fue predominante en su vida- se trasladó al vecino pueblo de Pocuro, donde instaló una cantina, pero tampoco tuvo suerte. Reprendido por el subdelegado de Pocuro por los escándalos de ebrios que se formaban en su cantina, que además le daba pérdidas, se trasladó a Valparaíso, donde fue dependiente de comercio, hasta que tentado por la riqueza de la plata de Chañarcillo, se convirtió en capataz de una mina. En 1836 sufrió un ataque cerebral. Los mineros lo cuidaron con el respeto supersticioso que se tiene a los locos, y ninguno de ellos creyó que volvería a recuperar el juicio.

Enflaquecido y hosco logró repatriarse, recogiéndolo en San Juan su madre y su hermana como un despojo. Pero era este hombre de una complexión física extraordinariamente fuerte -señala también Inostroza- y pudo recuperarse y seguir desempeñando variados oficios, siempre con los contrastes que le creaban su carácter atropellador y su rencor hacia la vida.

Nuevas batallas entre unitarios y federales lo llevaron a la cárcel en 1840 por gritar sus ideas, y una noche un grupo de oficiales borrachos entraron a la cárcel, lo sacaron a la calle, le raparon el cráneo a navaja y lo hubieran degollado de no haber intervenido el gobernador de San Juan, por lo que, comprendiendo que en cualquier instante podía ser asesinado, Domingo Faustino Sarmiento cruzó nuevamente la cordillera y se radicó en Santiago en 1841, donde comenzó a cambiarle su destino.

Recordando los hechos sobre la Batalla de Chacabuco que le narrara su padre, que había venido como soldado con el Ejército de Los Andes, escribió un artículo que publicó El Mercurio de Valparaíso, y que le abrió el camino del periodismo y con él una vida respetable. Después de un nuevo intento fallido de regresar a la Argentina a unirse a la causa unitaria, y luego de ser ésta derrotada definitivamente por los federalistas, los prófugos, perseguidos enconadamente por aquéllos, lo envolvieron en su fuga y hubo de regresar al refugio de Las Cuevas, donde quedaron aislados por un furioso temporal, siendo rescatados por soldados chilenos enviados por el gobernador de Los Andes. Llegado por segunda vez a Santiago, Sarmiento decidió quedarse en Chile para siempre.

Don Manuel Montt fundó en 1842 la primera Escuela Normal de Preceptores de Hispanoamérica (apenas dos años después de haber hecho algo semejante el Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica), y junto con don Andrés Bello creyeron ver en Sarmiento un hombre de condiciones innatas sobresalientes, y atendiendo a esa razón, lo designaron como Director de la Escuela Normal.

Pero a no mucho andar sostuvo Sarmiento algunas escaramuzas con diversas personas, incluyendo al propio Andrés Bello, en este caso derivadas de un desmedido uso de autoridad en el establecimiento educacional. También una extrema belicosidad en sus columnas periodísticas para con el Presidente Juan Manuel de Rosas que gobernaba la Argentina, estaba creando algunas complicaciones al gobierno, de índole diplomática, por lo que el Ministro de Educación, atendidas las importantes obras históricas, gramaticales y literarias escritas entretanto por Sarmiento, estimó cuerdo, para aprovechar su capacidad y al mismo tiempo alejarlo del mal ambiente que comenzaba a rodearlo, otorgarle un viaje de estudios por los países más avanzados en el plano de la educación. Así, desde 1845, recorrió Francia, España, Italia, Holanda, Alemania, Rusia y parte del África. En 1847 estuvo en Estados Unidos y regresó a Santiago en febrero de 1848.

Los años y el inmenso cúmulo de conocimientos que había adquirido durante este período, no habían apagado, sin embargo, su ánimo batallador y sus grandes ambiciones políticas, pero sí habían atenuado bastante su acendrado odio hacia el federalismo, cuyos espléndidos resultados había conocido en los Estados Unidos. Cesó, pues, en sus ataques contra el bando federal argentino.

Al mismo tiempo, aplicó en la Escuela Normal de Preceptores las ideas modernas de pedagogía que había absorbido en su largo viajar. Al concluir su período de actuación en el plantel de preparación de profesores de Santiago, éste se encontraba en un brillante pie de superación, motivo por el cual el Gobierno chileno le concedió una pensión vitalicia.

Por otra parte, derrocado Rosas en la Argentina y eliminadas casi por completo las odiosidades entre unitarios y federales, desaparecía el obstáculo para que Domingo Faustino Sarmiento regresara a su patria. Allí se aplicó con igual o mayor espíritu combativo a las dos grandes pasiones de su vida: la educación y la política. Sus actuaciones en ambos campos fueron sobresalientes y, como sus principios de autoridad dura y sin contrapeso eran justamente los que necesitaba la Argentina, que venía saliendo de la anarquía y el terror, fue elegido Presidente de esa nación en 1868, mandato que mantuvo hasta 1874.

Sus actuaciones posteriores son acremente discutidas, tanto por historiadores de su patria como de Chile. Pero el cargo mayor que se puede hacer a Sarmiento es el de la sórdida ingratitud con que pagó los beneficios que Chile le brindó durante los largos años de exilio que vivió en esta tierra, los que según don Francisco Antonio Encina, “lo habían transformado de gaucho semigenial, burdo, inculto, petulante y descontrolado, en una personalidad singular, de valer indisputable”.

Ya en su período presidencial, Sarmiento estuvo dispuesto a firmar una triple alianza de, Argentina, Perú y Bolivia, contra Chile, al gestarse el tratado secreto de 1873. Pero sus ministros y consejeros senatoriales lo hicieron desistir de aquel propósito., No obstante, al producirse la Guerra del Pacífico, en 1879, siendo Presidente de Argentina Nicolás Avellaneda, Sarmiento volvió sobre su primitiva idea de la triple alianza y movilizó a tal extremo sus influencias políticas que alcanzó a conseguir que la Cámara de Diputados de Buenos Aires aprobara la declaración de guerra a Chile y, de no haber sido por la esforzada intervención del senador Guillermo Rawson, ésta también hubiera sido aprobada en el Senado argentino.

Los historiadores no han podido explicarse qué razones impulsaron a Sarmiento a cometer tamaña traición contra la nación que lo prohijó y a la cual él mismo llamó en más de una ocasión “mi patria chilena”. Yo lo atribuyo simplemente a la ya antes referida actitud de falta de respeto de los argentinos en general por sus compromisos, pero extremada en Sarmiento por su abismante deslealtad.


El final de su historia queda reflejado en el hecho que murió exilado en el Paraguay en 1888, repudiado por la mayoría de la opinión de su país con la misma fuerza con que posteriormente, a través de la Historia, fueron reconocidos sus indiscutibles méritos, También en Chile, a pesar de todo, se recuerda su memoria con respeto perdurable, porque se han destacado sus méritos profesionales y se ha silenciado su repudiable traición. En una charla que dí hace algún tiempo en un prestigioso establecimiento educacional, manifesté que Domingo Faustino Sarmiento fue en su estructura moral menos que un perro, porque los perros jamás muerden la mano que les da de comer: y Chile no sólo le dio de comer, sino que, parafraseando a Encina, lo transformó de un ser inculto y fracasado en alguien erudito y aparentemente respetable.

El conocimiento de la verdad histórica nos ayuda a entender el presente y a proyectar el futuro, por lo que he preparado esta semblanza de Sarmiento con el propósito de que tengamos bien claro en las actuales negociaciones, con quienes estamos tratando.


saludos
  Tema: Argentina - Chile
Cyclon_B

Respuestas: 43
Lecturas: 116155

MensajeForo: Política   Publicado: Vie Nov 14, 2008 11:17 pm   Asunto: Argentina - Chile
este es un comentario de un argentino sobre el tema en cuestion:

Cita:
Claro... Es que por este barrio ser traidor es una consecuencia nativa. ¿Te acordás quien nos ayudó con aviones y pilotos?...Bueno ese pueblo hermano, se peleó con Ecuador. ¿Sabés a quien le vendimos armas para que los mataran?, a los ecuatorianos.!!!!

Cazá el patoruzito de oro, esto de las relaciones diplomáticas parece no ser lo tuyo...Deja a los amigos chilenos tranquilos. Que nosotros nos hemos mandado algunas que son de terror!.

No te quiero contar nuestro papel en la guerra de la triple alianza ...Para que nos vamos a poner a llorar nuestras tantisimas traiciones.

* hace 1 año

http://ar.answers.yahoo.com/question/index?qid=20070317161158AA4PBVf


este tipo de capacidad mental y sensatez es la que respeto, solo una persona honrada y SENSATA puede expresar este tipo de comentarios, con gente asi puedes conversar y aunar criterios... eso demuestra que tengo razon EXISTE GENTE INTELIGENTE EN ARGENTINA, y es esa gente la que aun no participa en cantidades este foro, porque gente como algunos bastante pintorescos se encargan de enturbiar y bajar el nivel de la conversacion, bajandola a su nivel, donde personas como la del ejemplo no puede debatir por no tener esa habla y conducta villera.

saludos
 
Página 1 de 13 Ir a página 1, 2, 3 ... 11, 12, 13  Siguiente
Todas las horas son GMT - 3 Horas
Cambiar a:  


phpBB Argento basado en phpBB © 2007 phpBB Argento

Page generation time: 0.0369s (PHP: 73% - SQL: 27%) - SQL queries: 21 - GZIP enabled - Debug on